Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Búsqueda avanzada

Está usted en:

Comienza el contenido principal

EEUU / La confianza industrial empieza a sufrir el shock Covid-19

Publicado el 02/04/2020

Descargar documento completopdf

EEUU / El efecto de la epidemia se dejó sentir en la confianza de la industria en marzo, con caídas en la producción, en los pedidos e inventarios, al tiempo que el plazo de entrega en el reparto de proveedores se extiende. No obstante, la magnitud de la contracción no ha sido especialmente severa y pone en evidencia que serán los sectores de servicios los más afectados por la propagación del virus y la incipiente recesión económica, y que lo peor del shock está todavía por llegar.

 

Las irrupciones ocasionadas por la crisis del coronavirus Covid-19 se reflejan en un descenso en el ISM manufacturero en marzo (49,1 desde 50,1 en febrero), que retorna a niveles por debajo del umbral de crecimiento (50). A pesar de la caída, el indicador sorprendió positivamente respecto a las expectativas del mercado, que pronosticaban una contracción hasta 45, un nivel más consistente con otras encuestas industriales y ante la paralización de la actividad económica global por la propagación del virus. No obstante, los mejores resultados se explican, en gran medida, por un marcado avance en el componente de reparto de proveedores (57,3 vs 65), que acusa las interrupciones en los insumos a la industria por el impacto del virus en las cadenas de producción global. Efectivamente, la encuesta cita que la falta de suministros externos ha lastrado la producción en los sectores tecnológico, de maquinaria y de la industria química, que también se refleja en un nuevo descenso, hasta 42,1, en el componente de importaciones.

Por su parte, el componente de producción desciende 2,6 puntos, hasta 47,7. Entre los sectores más débiles, el ISM destacó: i) petrolero, que acusa la caída en los precios del crudo; ii) equipos de transporte; y iii) maquinaria. En contraste, la alimentación y la farmacéutica han visto una aceleración en la actividad.

En cuanto a las perspectivas para la demanda, el componente de pedidos cedió en 7,6 puntos, hasta 42,2, en gran medida debido a un colapso en los pedidos externos. El componente de empleo también se contrae hasta 43,8, niveles no vistos desde la crisis del 2008-09. De acuerdo a la encuesta ADP, el sector privado perdió 27.000 empleos en marzo, el primer descenso mensual desde mediados del 2017.

En balance, el ISM confirma que la crisis de Covid-19 ya ha retornado a la industria a un estado recesivo. Sin embargo, lo moderado de la caída sugiere que lo peor está por venir y que los sectores de servicios son los que se están viendo más afectados por la emergencia pandémica y las consecuentes medidas de contención. De hecho, según el propio ISM, la encuesta industrial es consistente con un crecimiento positivo en la economía en marzo, lo que contrasta con las indicaciones recesivas de otros datos macros, incluyendo el índice de actividad económica de la Fed, que estima una caída del PIB en torno al 4% anualizado.

Acceder a los números anteriores

Bankia Estudios

Compartir:

Síguenos

Actualidad

Fin del contenido principal