Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Búsqueda avanzada

Está usted en:

Comienza el contenido principal

EEUU / La confianza empresarial en su peor momento en 10 años

Publicado el 05/05/2020

Descargar documento completopdf

EEUU / El efecto de la epidemia y paralización económica deprime la confianza empresarial en abril, tanto en el sector manufacturero como en los servicios. Las encuestas señalan que la producción está cayendo al ritmo más intenso desde que existen datos, consistentes con una contracción del PIB de dos dígitos. El proceso de reapertura económica sugiere que el parón pueda tocar fondo en abril, bajo el supuesto que se evite un nuevo repunte en los contagios.

 

La encuesta del ISM para el sector no manufacturero se suma a los indicadores que ponen en evidencia el brutal cambio de ciclo económico en EEUU, producto de la propagación del coronavirus. El índice se descendió en 10,7 puntos, hasta 41,8 en abril, la caída mensual más pronunciada desde el inicio de la serie (en julio de 1997), situándose en un nivel equiparable al cuarto trimestre del 2008, cuando la economía registraba una caída trimestral anualizada próxima al 10%. Así, la contracción de abril rompe con la fase de expansión mas extensa en la historia del indicador, con 122 meses consecutivos en crecimiento.

El Instituto ISM resalta el marcado aumento en la incertidumbre sobre la duración y magnitud de la crisis de Covid-19 en las cadenas de producción, capacidad productiva, disponibilidad del recurso humano y sostenibilidad financiera. Por componentes, dichas disrupciones se evidencian en el marcado avance en el índice de reparto de proveedores, que aumenta en 16,2 puntos, hasta un nuevo máximo de 78,3. Este componente acusa las interrupciones en los insumos en los distintos sectores por el impacto del virus en las cadenas de producción, lo que ayuda a inflar artificialmente el índice general. El componente de producción cae más intensamente (-22 puntos, hasta 26), así como el componente de empleo (-17 puntos, hasta 30).

Entre sectores, la encuesta señala a los servicios de restauración, entretenimiento, recreación, viaje y turismo como los más afectados por el colapso de la demanda. Asimismo, el sector de la construcción ha visto un fuerte parón en la actividad debido a las restricciones en la movilidad impuestas desde finales de marzo. En contraste, las administraciones públicas y las finanzas y los seguros son los únicos sectores que aún alcanzan crecimiento en el mes de abril, estos últimos apoyados por el paquete de estímulo fiscal aprobado en el Congreso.

Por su parte, el índice de confianza del sector manufacturero cayó en 7,6 puntos, hasta 41,5 en abril, el segundo mes consecutivo por debajo del umbral de crecimiento (50) y el ritmo de caída mensual más pronunciado desde el pico de la crisis financiera global del 2008-09. Al igual que el sector no manufacturero, la caída en el índice general es atenuada por el abrupto aumento en el componente de reparto de proveedores (76 vs 65). La producción desciende hasta un nuevo mínimo histórico (-20,2 puntos, hasta 27,5), al tiempo que el fuerte deterioro en los pedidos (-15,1, hasta 27,1) no apunta a una recuperación en el corto plazo. Aparte del impacto directo de Covid-19 en la industria, los encuestados señalan el ajuste en el sector de la energía por el desplome de los precios del petróleo en el mes de abril.

En general, las encuestas del ISM confirman que la caída de 4,8% (trimestral anualizada) en el PIB del 1T20 fue tan solo el inicio del ajuste económico por la propagación del coronavirus en EEUU. Si bien generalizado a lo largo de los sectores, los servicios, que concentran más del 75% de la estructura económica, son los que han sufrido el mayor impacto de las medidas de distanciamiento social. La magnitud del deterioro de los indicadores en abril sugiere una contracción sustancialmente superior en el 2T20, que estimamos en torno al -30% en términos anualizados. El gradual proceso de reapertura económica en algunos estados apunta a cierta mejora en los datos mensuales en mayo; eso sí, siempre bajo el supuesto de que se evite nuevas oleadas en el contagio.

Acceder a los números anteriores

Bankia Estudios

Compartir:

Síguenos

Actualidad

Fin del contenido principal