Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Búsqueda avanzada

Está usted en:

Comienza el contenido principal

EEUU / La caída de las exportaciones explica el aumento del déficit por cuenta corriente

Publicado el 20/12/2018

Descargar documento completopdf

La guerra comercial con China se traduce en un deterioro adicional en la balanza comercial y explica el aumento del déficit por cuenta corriente en el tercer trimestre. Por el momento, la agresiva política comercial de la administración Trump sigue sin dar los frutos deseados.

El déficit por cuenta corriente volvió a repuntar en el 3T18 hasta suponer el 2,4% del PIB. En cualquier caso, no se trata de un deterioro significativo: está alejado de los máximos de 2006 (superaba el -6,0% del PIB) y se mantiene en el estrecho rango entre el -2,0% y el -2,5% del PIB en que ha permanecido durante los últimos cuatro años (ver gráfico).

El deterioro externo se concentró en la balanza comercial: el déficit aumentó en un 14% hasta suponer el 3,1% del PIB, en torno a máximos desde 2012, debido al descenso de las exportaciones de bienes (-1,8% vs 4,4%). Por su parte, las importaciones de bienes y servicios se recuperaron de la caída puntual del trimestre anterior (2,4% vs -0,2%). Cabe recordar que los datos de comercio de bienes de los trimestres centrales del año están distorsionados por la guerra comercial EEUU-China, por lo que es pronto para realizar una lectura demasiado negativa del dato.

La balanza de rentas también empeoró (-4,7% vs 1,9%), pero en mucha menor media (el superávit se mantuvo en el 1,2% del PIB, por encima de su media de largo plazo), debido al descenso en los ingresos procedentes del exterior (-0,7% vs 4,0%), exclusivamente por la fuerte caída de la inversión directa (-2,3% trimestral, peor registro en tres años). Por el momento, la caída de la inversión directa no preocupa, se mantiene estable en términos del PIB (2,7%) y parece una mera corrección tras el crecimiento de trimestres anteriores. Eso sí, el efecto sobre los ingresos de la repatriación de beneficios por las ventajas fiscales se habría quedado atrás. Por su parte, el déficit por transferencias corrientes se redujo levemente (-0,5% del PIB, uno de los mejores registros en el ciclo), gracias a un descenso en los pagos al exterior.

En balance, el leve deterioro de las cuentas externas no sorprende, en un contexto de fortaleza del dólar y deterioro de la balanza comercial, especialmente afectada por las tensiones comerciales con China. Los progresos de las conversaciones entre ambas potencias en las últimas semanas han permitido relajar los temores de los peores escenarios, al menos, en el corto plazo. Los datos comerciales mensuales disponibles reflejan que el deterioro externo se ha extendido al 4T18.

Acceder a los números anteriores

Bankia Estudios

Compartir:

Síguenos

Actualidad

Fin del contenido principal