Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Búsqueda avanzada

Está usted en:

Comienza el contenido principal

 

EEUU / Enfriamiento de las expectativas en abril tras los máximos del primer trimestre

Publicado el 03/05/2018

Descargar documento completopdf

Las expectativas de los empresarios manufactureros volvieron a descender desde los máximos de la expansión alcanzados en febrero, en un contexto de repunte en los precios de las materias primas y aumento de la incertidumbre tras el anuncio de medidas proteccionistas.

 

El ISM manufacturero volvió a descender por segundo mes consecutivo (57,3 vs 59,3), si bien es cierto que lo hace después de los máximos cíclicos registrados en febrero (60,8). En definitiva, la encuesta permanece en niveles muy expansivos, similares al nivel medio de 2017.

Entre partidas, el descenso de las expectativas fue bastante generalizado. Las mayores caídas se produjeron en actividad (-3,8 puntos hasta 57,2) y empleo (-3,1 puntos hasta 54,2), dos de los principales componentes de la encuesta. En el lado positivo, pedidos también descendió (-0,7 puntos hasta 61,2), pero con menos fuerza y permaneciendo en niveles especialmente expansivos (por encima de 60), lo que modera el tono negativo del conjunto de la encuesta.

Entre el resto de componentes, cabe señalar dos tendencias que continúan. En primer lugar, el repunte en los precios de producción (en máximos en siete años), asociado al aumento en los precios de las materias primas, donde destacaría el precio del aluminio, muy volátil en abril por culpa de las sanciones a Rusal. En segundo lugar, el menor crecimiento en los flujos comerciales, asociado a la fortaleza del dólar en este comienzo de año y, probablemente, a la mayor incertidumbre ante las políticas proteccionistas anunciadas en los últimos meses.

La lectura entre sectores es más positiva: ninguna industria de las 18 consideradas recoge un deterioro respecto al mes de marzo. Sin embargo, los comentarios que recoge la encuesta vuelven a alertar del aumento de la incertidumbre, problemas en la cadena de oferta y repunte en los costes de producción; todo ello como consecuencia de la deriva proteccionista de la administración Trump.

En balance, el descenso de las expectativas para el sector manufacturero parece un ajuste a la baja tras los máximos del 1T18, si bien es cierto que comienza a ser evidente que está acusando los primeros efectos de las medidas proteccionistas anunciadas por el gobierno. En cualquier caso, el registro de abril sigue siendo elevado, sobre todo, en comparación con nuestras expectativas de crecimiento para el conjunto de la economía: 4,3% anualizado según estimaciones del Instituto ISM, frente al 2,5% que esperamos para el 2T18.

Acceder a los números anteriores

Bankia Estudios

Compartir:

Síguenos

Actualidad

Fin del contenido principal