Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Búsqueda avanzada

Está usted en:

Comienza el contenido principal

EEUU / Encuestas empresariales: Covid-19, aún solo un resfriado

Publicado el 05/03/2020

Descargar documento completopdf

EEUU: La mejora del ISM para el sector no manufacturero confirma la salud de la economía estadounidense, que, al menos hasta finales de febrero, resistía bastante bien el impacto del virus. La manufactura se ha estancado, mientras ciertos servicios han empezando a sentir el virus. Sin embargo, la solidez de la demanda interna y el apoyo en política económica no augura un arrastre de gran magnitud en el PIB.

La encuesta del ISM para el sector no manufacturero se sumó a los indicadores positivos de EEUU desde el inicio del año al sorprender al alza en febrero: +1,8 puntos hasta 57,3, lo que contrasta con la modesta caída esperada por el mercado (hasta 54,9). De acuerdo a la encuesta, el sector no manufacturero, que representa 85% de la economía estadounidense, creció en febrero al ritmo más elevado en los últimos doce meses, cuando el PIB se expandía a una tasa anualizada del 3%.

La mejora fue liderada por una subida en el componente de pedidos (+6,9 puntos hasta 63,1), lo que arroja señales positivas para el sector en los próximos meses. Por su parte, el componente de producción mostró una caída de 3,1 puntos, aunque se mantuvo cerca de los niveles máximos de los últimos seis meses y sustancialmente superior al umbral de crecimiento de 50. La creación de empleo también se aceleró en el mes de febrero (+2,5 puntos hasta 55,6), en línea con la sorpresa positiva de la creación de empleo del sector privado: 183.000 nuevos puestos de trabajo en febrero, frente 155.000 esperado por el mercado, según la encuesta ADP.

Entre sectores, la encuesta resalta el buen momento en la construcción, así como en los servicios de bienes raíces, financieros y de seguros, y servicios médicos y de asistencia social. Este último ha visto un aumento en la demanda debido a la incertidumbre del coronavirus a lo largo de febrero. En sentido contrario, la encuesta cita casos de efectos negativos de la crisis del virus en la industria del entretenimiento y recreación, la minería y el comercio. El virus también ha empezado a contagiar al sector manufacturero (el ISM manufacturero cayó -0,8 puntos hasta 50,1 en febrero), con un estancamiento en la producción, caídas en los pedidos e inventarios y retrasos en el plazo de entrega de los proveedores.

Los resultados son consistentes con la información conocida esta semana en el Beige Book de la Fed, que cita un impacto negativo del virus en el transporte, servicios turísticos, el comercio y en la industria, que ha visto limitaciones en la importación de los bienes intermedios provenientes de China. No obstante, la Fed mantuvo el tono positivo de una tasa de crecimiento de "modesta a moderada" del PIB, destacando la solidez del consumo privado.

En balance, las encuestas sugieren que, si bien el coronavirus se empieza a sentir en diversos sectores de la economía, el efecto negativo, por lo menos hasta finales de febrero, ha sido aun relativamente moderado, con una probabilidad baja de una recesión en el corto plazo. Sin embargo, los datos aún no incorporan ni el reciente desplome en los mercados financieros ni la propagación de la crisis a los países avanzados, ambos apuntando a un impacto de mayor magnitud. Por otra parte, el apoyo en materia de política económica, incluyendo el inesperado recorte de 50 pb por la Fed y la aprobación en el Congreso de un paquete de apoyo fiscal de 8.000 millones de dólares, podría ayudar en atenuar el arrastre del shock viral y permitir que el ciclo expansivo de la economía de EEUU sume un nuevo año en su récord histórico. De momento, mantenemos nuestro escenario de una modesta desaceleración del PIB para este año en torno al 1,8%.

Acceder a los números anteriores

Bankia Estudios

Compartir:

Síguenos

Actualidad

Fin del contenido principal