Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Búsqueda avanzada

Está usted en:

Comienza el contenido principal

EEUU / El ritmo de reincorporación laboral se modera en julio

Publicado el 10/08/2020

Descargar documento completopdf

La ralentización de la recuperación económica se hace sentir en el mercado laboral: el ritmo de creación de empleo se reduce hasta 1,8 millones en julio, desde 4,8 millones en junio. La tasa de paro desciende en 0,9 pp, hasta 10,2%, mientras la tasa de participación se mantiene estable y la tasa de empleo aumenta. La evolución del mercado laboral se encuentra estrictamente ligada a la situación de la pandemia, así como al conjunto de políticas impuestas para contenerlas.

 

Tabla empleo EEUU julio 2020

El proceso de reanimación económica se sigue extendiendo al mercado laboral: el empleo crece en 1.763.000 en julio, ligeramente superior a las expectativas del mercado (de 1,6 millones), aunque desacelerándose notablemente respecto a junio (4,8 millones). La pérdida de dinamismo en el mercado laboral es consistente con los signos de ralentización en los indicadores de alta frecuencia desde inicio de julio, cuando se registró un significativo repunte en el ritmo de contagio del coronavirus en varios estados del país. En los últimos tres meses, la economía estadounidense ha visto la reincorporación de 9,3 millones de empleados, lo que representa alrededor de 40% de los despidos durante los meses de “hibernación”, e implica una caída acumulada de 8% en el número de empleados desde el inicio de la crisis.

El sector de los servicios es el que genera nuevos puestos de trabajo 

Entre sectores, la industria manufacturera y la construcción fueron las actividades económicas que vieron el descenso más marcado en el ritmo de creación de empleo en julio, si bien estos sectores también lideraron la primera fase de la reincorporación laboral en mayo-junio, que ya alcanza, por ejemplo, el 60% de los empleos perdidos en la construcción. El sector de los servicios concentró casi la totalidad de los nuevos puestos de trabajos creados en julio, esto a pesar de la reimposición de restricciones a la movilidad en ciertas regiones del país por el repunte en el contagio. Entre los servicios destacan los sectores de la restauración y el ocio, el comercio minorista y el transporte. Por su parte, el sector público sorprendió al registrar un saldo positivo en el empleo en julio (usualmente el número de empleados públicos suele descender en el verano), lo que refleja, en gran medida, las medidas puestas en marchas para contener la situación de la pandemia y el mejor flujo de caja de las administraciones regionales.

Salarios: asimetría por el shock de la Covid-19

Por otro lado, la encuesta de hogares recoge una tasa de paro que desciende en 0,9 pp hasta 10,2%, el mínimo nivel desde el estallido de la crisis, aunque manteniéndose sustancialmente superior al 4,4% en marzo y con el ritmo de caída desacelerándose respecto a junio (-2,2 pp) y mayo (-1,4 pp). La composición pone en evidencia también la pérdida de dinamismo del mercado laboral, principalmente reflejada en un leve descenso en la tasa de participación (-0,1 pp hasta 61,4%), lo cual sugiere menores incentivos en la búsqueda de empleo (la población activa cae en 62 mil personas, el primer descenso desde abril). Asimismo, la tasa de empleo (ratio de empleados respecto a la población en edad de trabajar) modera su ritmo de crecimiento (+0,5 pp hasta 55,1%), al tiempo que el número de horas trabajadas se mantiene estable (34,5 horas semanales). En cuando a los salarios, la tasa anual se mantiene cerca del 5%, lo que acusa el impacto asimétrico del shock de Covid-19 en el mercado laboral, con la pérdida acumulada de empleo concentrada principalmente en los sectores terciarios, que relativamente perciben una menor compensación.

Balance

En balance, el informe de julio evidencia cómo el menor ritmo de crecimiento que ha caracterizado la segunda fase de la recuperación se transmite en una pérdida de dinamismo del mercado laboral, así como se había reflejado en un repunte en las peticiones semanales de subsidio de desempleo en la primera mitad de julio. Sin embargo, es importante resaltar que los datos también confirman que el marcado repunte en el contagio y la reimposición de algunas restricciones en varios estados en el mes de julio no fueron lo suficientemente severos para detener, en el agregado, el proceso de reincorporación laboral en la economía. Es de esperar que este proceso se consolide en los próximos meses y que el ritmo de recuperación del empleo continúe moderándose hacia niveles más “normales”.

Un factor importante en la reactivación será la extensión de los estímulos fiscales puestos en marcha desde la primavera para atenuar los efectos de la crisis en la renta de los agentes privados. De momento, la aprobación del nuevo paquete fiscal se encuentra bloqueada en Washington por diferencias entre los republicanos y los demócratas, tanto respecto a su cuantía (entre 1 y 3 billones de dólares) como en las medidas. La situación llevó al presidente Trump a aprobar varios decretos para extender algunos de los beneficios fiscales, que incluye un complemento de 400 dólares semanales en el subsidio de desempleo e, incluso, una suspensión parcial y temporal (hasta finales de año) del pago del impuesto sobre la nómina (que asciende a 6,2%). Sin embargo, es probable que las medidas sean inpugnadas legalmente y no puedan ser formalmente aprobadas. Los decretos pudieran, no obstante, generar presión en el Congreso para alcanzar un acuerdo en el corto plazo.

Gráficos número empleados subsidio desempleo tasa de paro

Acceder a los números anteriores

Bankia Estudios

Compartir:

Síguenos

Actualidad

Fin del contenido principal