Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Búsqueda avanzada

Está usted en:

Comienza el contenido principal

 

EEUU / El registro de abril confirma la lenta recuperación del consumo de las familias

Publicado el 30/05/2017

Descargar documento completopdf

El consumo sigue recuperándose de forma gradual en EEUU y refuerza nuestras expectativas de aceleración para el conjunto de la economía; lo que contrasta con las escasas presiones sobre los precios que refleja el deflactor del consumo.


El consumo creció un 0,4% en abril
(0,3% de marzo), el mejor registro mensual en lo que llevamos de año y, además, su tasa interanual permaneció en niveles elevados (4,3% vs 5,0%). No obstante, gran parte del aumento de abril se explica por un efecto precio: en términos reales, el consumo creció un 0,2% vs 0,5%; si bien se mantiene creciendo a ritmos del 2,5%-3,0% anuales desde principios de 2016 (ver gráfico).

El deflactor del consumo aumentó en términos mensuales, pero su interanual volvió a moderarse (1,7% vs 1,9%) y no solo por el descenso en los precios energéticos: la interanual del deflactor subyacente (excluye alimentos y energía) y se sitúa en mínimos desde finales de 2015 (1,5% vs 1,6%).

Por otro lado, la renta disponible también creció un 0,4% (el doble que en el mes anterior), recogiendo un repunte significativo en los salarios (0,7% vs 0,0%). Al crecer al mismo ritmo que el consumo nominal, la tasa de ahorro de las familias permaneció estable en el 5,3% de la renta disponible; se trata de niveles modestos en términos históricos (se situaba por encima del 10% en media en las décadas anteriores al boom crediticio) y por debajo de los registrados del año pasado.

La progresiva mejora del consumo es clave para las expectativas de aceleración para el conjunto de la economía tras el débil 1T17: un repunte del gasto real de las familias por encima del 2,0% en el 2T17 (un registro factible teniendo en cuenta el dato de abril), aportaría 1,0-1,5 p.p. adicionales al crecimiento trimestral del PIB frente al 1T17. Cabe señalar que no esperamos que el consumo retome los ritmos por encima del 3,0% que registró el año pasado, sino que su crecimiento se estabilice en el 2,0%-2,5% anual.

Mención aparte merece la gradual moderación en el deflactor subyacente del consumo, la medida preferida por la Fed para conocer la evolución de los precios: sorprende la ausencia de presiones alcistas en una economía con una tasa de paro en torno o por debajo de su tasa natural (4,4% en abril) y explica la paciencia con que la Fed está afrontando la fase actual de subida de tipos.

Acceder a los números anteriores

Bankia Estudios

Compartir:

Síguenos

Actualidad

Fin del contenido principal