Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Búsqueda avanzada

Está usted en:

Comienza el contenido principal

EEUU / El rebrote le corta las alas a la recuperación del consumo

Publicado el 17/12/2020

Descargar documento completopdf

El drástico empeoramiento de la emergencia sanitaria y el agotamiento de estímulos fiscales se trasmiten en una caída del 1,1% en el volumen de ventas minoristas en noviembre, lo que significa el peor registro desde los meses de “hibernación” en la primavera. Por su parte, la recuperación en la industria manufacturera y en la construcción continua, si bien a un menor ritmo. Los datos de alta frecuencia apuntan a nuevo deterioro de la actividad económica en diciembre, lo que es consistente con la evolución negativa que ha seguido la pandemia y la inevitable reimposición de restricciones al movimiento. Esperamos que, en balance, el PIB se mantenga en crecimiento positivo en el 4T20, pero que, en el mejor de los casos, permanezca estable en el 1T21. Un factor positivo para evitar el riesgo de una recaída contractiva es la posible aprobación de un nuevo paquete fiscal en el corto plazo.

El consumo privado se contrae en el último tramo del año: el volumen de ventas del sector minorista cayó un 1,1% mensual en noviembre (-0,1% en octubre, revisado a la baja desde un avance de 0,3% reportado inicialmente), representando el primer revés en el gasto de las familias desde el inicio de la remontada en mayo. A pesar de esta fuerte caída, el volumen de ventas del sector es todavía un 4,1% superior que el del mismo periodo del año anterior. El desglose mostró un retroceso generalizado entre las principales partidas, liderizado, por un lado, por una caída de 4,0% en los servicios de restaurantes, dado el drástico deterioro de la situación sanitaria, y, por el otro, por una contracción de 6,8% en las ventas de ropa y calzado, lo que confirma lo mal que ha sido el inicio de la temporada de rebajas para este sector, principalmente durante el "Black Friday" a finales de noviembre. En contraste, las únicas tres partidas que registran crecimiento en noviembre fueron las ventas online, alimentos y bebidas en supermercados y materiales de construcción, los rubros que también vieron un repunte en la demanda durante la primera ola de contagios en la primavera.

El continuo deterioro de la curva de contagios y el bloqueo fiscal arrojan claras señales negativas para diciembre, así como se percibe en la evolución negativa que han seguido los indicadores de alta frecuencia y las encuestas disponibles. Esta semana se registraron nuevos récords tanto en el número de ingresos a hospitales por Covid-19 (113.090 pacientes) como en el número de muertes diarias (3.448 el 16 de diciembre), mientras que el ritmo del contagio se ha estabilizado tentativamente en torno a los 210.000 nuevos casos diarios. Como resultado, las restricciones al movimiento y a la socialización se están agudizando en cada vez un mayor número de estados, con el riesgo de que, incluso, sean necesarias nuevas medidas para contener el repunte que pudiera implicar los traslados asociados a las celebraciones de fin de año. Por su parte, en Washington, el bloqueo político en cuanto a nuevas medidas de apoyo fiscal conllevaría la expiración este año del subsidio de desempleo que se extiende a autónomos y otros trabajadores (en torno a 12 millones de personas), después que también se dejaran de distribuir diversas ayudas fiscales desde finales del mes de julio. No sorprende que, en este contexto de alta incertidumbre económica y sanitaria, los indicadores de alta frecuencia registren un nuevo deterioro en lo que va de diciembre, tendencia que se evidencia en los índices de movilidad, el consumo de combustible, el gasto con tarjetas bancarias o en las reservas en restaurantes. Asimismo, las encuestas empresariales del IDCs retrocedieron a mínimos en tres meses, si bien manteniendo una señal expansiva.

De lado positivo, la recuperación en la industria manufacturera y en la construcción continua, si bien a un menor ritmo. El índice de producción industrial se expandió un 0,4% lo que, exceptuando el estancamiento en septiembre, a causa de una inusual caída en la producción de suministros básicos, representa el menor crecimiento desde abril. En el desglose resalta, por un lado, el repunte del 5,3% en la producción de vehículos, después de tres meses consecutivos de descensos, y, en el otro extremo, contracciones en la producción de maquinaria y equipos, productos textiles y químicos y de petróleo y sus derivados. Por su parte, el número de viviendas iniciadas, que sirve de proxy de la inversión residencial, creció en 2,1% en noviembre, después de expandirse en 6,3% en octubre y en 4,7% en septiembre. El fuerte avance en los permisos (6,2%) sugiere que el sector residencial mantendrá el buen momento en los próximos meses.

En conjunto, los datos macroeconómicos de noviembre ponen en evidencia el impacto que está significando en la recuperación económica el marcado deterioro de la curva de contagios, principalmente en las actividades económicas más expuestas al consumidor privado, que ha tenido que ajustar sus hábitos de compra, movilidad y socialización a la reimposición de medidas de contención por parte de las autoridades. Asimismo, los hogares han visto su renta disponible directamente afectada por el deterioro en el mercado laboral, con las peticiones de subsidio por desempleo en máximo en los últimos tres meses (885.000 nuevas solicitudes en la segunda semana de diciembre), y por el agotamiento de beneficios fiscales desde los meses del verano. Respecto a esto último, vemos como positivo los avances en las negociaciones entre los dos partidos esta semana en torno a un paquete fiscal próximo al billón de dólares que, de acuerdo a la información disponible, podría incluir una nueva ronda de cheques a las familias (600-700 usd por persona), así como la extensión y restitución de varias ayudas de subsidios por desempleo. La aprobación de dichas medidas en el corto plazo ayudaría a atenuar el impacto negativo en el ingreso de las familias y, con suerte, podría evitar que el nuevo año empiece con una tasa de crecimiento negativa en el consumo y, posiblemente, en el PIB. No obstante, lo más importante es que, más adelante, el gradual proceso de vacunación puede traducirse en un fuerte impulso a la actividad económica, que puede contrarrestar el previsible mal inicio de año.

Acceder a los números anteriores

Bankia Estudios

Actualidad

Fin del contenido principal

INFORMACIÓN RELATIVA A LA FUSIÓN CAIXABANK-BANKIA

Se informa al usuario de este website de que se ha producido la fusión por absorción de Bankia, S.A. por CaixaBank, S.A., sucediendo la segunda entidad a la primera, de forma universal en todos los derechos y obligaciones. De acuerdo con lo anterior, se ha modificado la titularidad de este website, así como las direcciones para el envío de quejas y reclamaciones y el ejercicio de derechos en materia de protección de datos.

Para más información pinche AQUÍ.