Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Búsqueda avanzada

Está usted en:

Comienza el contenido principal

EEUU / El empleo sigue creciendo, pero cada vez a un menor ritmo

Publicado el 05/10/2020

Descargar documento completopdf

La economía estadounidense se mantiene en la senda de creación de empleo neto en septiembre (661 mil nuevos puestos de trabajo), aunque por debajo de las expectativas del mercado y con el ritmo de reincorporación laboral desinflándose respecto a julio-agosto (en promedio 1,6 millones) y, sobre todo, a la primera fase de la recuperación. La tasa de paro sorprende positivamente al descender en 0,5 p.p. hasta el 7,9%, lo que en gran parte se explica por una menor participación en el mercado laboral. Los datos confirman que la recuperación del PIB sigue adelante, si bien cada vez a una menor velocidad. 

 

La reincorporación laboral en EEUU pierde dinamismo en septiembre: la economía crea 661 mil nuevos puestos de trabajo, lo que decepciona al mercado (expectativas de 850.000, de acuerdo a Reuters) y significa una marcada desaceleración respecto al registro de agosto (1,6 millones) y, especialmente, a los primeros meses de la reactivación (3,7 millones en promedio en mayo-junio). A pesar de la pérdida de vigor, el número de contratados ha aumentado un 8,8% desde abril, lo que representa un poco más de la mitad de los empleos perdidos durante los meses de "hibernación". Es de esperar que la recuperación se consolide aún más en los próximos meses y que el ritmo de creación de empleo sea cada vez menor.

Entre sectores, destaca la pérdida de empleos en el sector público, que acusa la culminación de contrataciones temporales para la realización del censo nacional del 2020 durante los meses del verano (el gobierno federal eliminó 34.000 puestos de trabajo) y la reducción de la plantilla de docentes afiliados a las administraciones estatales y locales (-280.000). La reincorporación laboral en el sector privado, por su parte, se moderó, hasta alcanzar el menor ritmo de crecimiento en los últimos cuatro meses, concentrado, principalmente, en una desaceleración en el sector del comercio minorista y del comercio, transporte y energía. De lado positivo resalta el repunte del empleo en los servicios de ocio, lo que refleja la estabilización que se evidenció durante el mes en el número de nuevos contagios de Covid-19. Por su parte, las nuevas contrataciones tanto en la industria manufacturera como en la construcción se aceleraron modestamente, aunque manteniéndose en niveles más consistentes con su evolución histórica, después de que estos sectores lideraran la primera fase de la reincorporación laboral en mayo-junio.

Por otro lado, la encuesta de hogares muestra una caída de la tasa de paro de 0,5 p.p., hasta 7,9%, el menor descenso en los meses de la reactivación, si bien sorprendiendo positivamente respecto a las expectativas del mercado (8,2%). La composición muestra que parte de la mejora se debió a un nuevo retroceso en la tasa de participación en el mercado laboral (-0,3 p.p., hasta 61,4%), que refleja la salida de 695.000 individuos de la población activa, principalmente mujeres en la cohorte principal de 25-54 años. Por su parte, la tasa de empleo se mantuvo estable en 56,6%, si bien su desglose muestra ciertas divergencias entre los grupos de edad: la tasa de empleo crece entre los más jóvenes (16-24 años) y desciende en los adultos mayores a 35 años, lo que evidencia lo desigual que está siendo el proceso de reincorporación laboral. Entre tanto, la tasa de crecimiento de los salarios se mantiene también estable en torno al 5% interanual y también acusa distorsiones por efectos estructurales, dado lo desigual del impacto de la crisis por rama de actividad.

En definitiva, los datos de empleo de septiembre confirman lo que ya se evidencia en la gran mayoría de los indicadores de alta frecuencia y otras estadísticas mensuales: la recuperación de la primera economía del mundo sigue adelante, pero cada vez a menor velocidad. Esta tendencia claramente se está extendiendo al mercado laboral y es de esperar que, salvo la ocurrencia de nuevos shocks, la recuperación de la segunda mitad del empleo perdido durante la crisis mantenga el patrón de "más a menos". Esto contrasta con las perspectivas de desempleo para Europa. De hecho, la tasa de paro en EEUU descendió por debajo de la respectiva tasa en la UEM (8,1% en agosto) por primera vez desde marzo y a pesar de la distorsión en las estadísticas laborales en la UEM, por la vigencia de los mecanismos de empleo temporal.

La extensión de la recuperación del mercado laboral será clave para sostener el repunte en el consumo privado, especialmente sí los políticos en Washington no logran alcanzar un acuerdo sobre un nuevo paquete fiscal. En agosto, las familias se vieron obligadas a usar sus ahorros (la tasa de ahorro se redujo hasta 14,1% desde 17,7% en julio y el récord de 33,6% en abril) para financiar su consumo (+1%), dada la caída del 2,7% en su renta disponible derivada de las menores transferencias públicas (-15%).

Acceder a los números anteriores

Bankia Estudios

Compartir:

Síguenos

Actualidad

Fin del contenido principal