Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Búsqueda avanzada

Está usted en:

Comienza el contenido principal

EEUU / El déficit comercial se aleja de máximos, justo cuando reaparecen las tensiones con China

Publicado el 09/05/2019

Descargar documento completopdf

El déficit deja, definitivamente, atrás los máximos cíclicos de finales del año pasado. Sin embargo, el buen registro, tras meses de fuertes volatilidades y distorsiones, parece un ejemplo de “la calma antes de la tormenta”, teniendo en cuenta que la guerra comercial con China ha vuelto a recrudecerse.

El déficit comercial aumentó levemente en marzo (1,5% hasta -50,0 m.m. USD) y parece estabilizarse lejos de los máximos de finales de 2018 (registros distorsionados por el aumento esperado en los aranceles con China en enero). El dato es positivo: las exportaciones se mantienen creciendo a ritmos muy dinámicos (en torno al 1,0% mensual por tercer mes consecutivo) y las importaciones continúan recuperándose (1,1% vs 0,3%), señal favorable para la demanda interna.

En términos reales, el déficit aumentó algo menos (0,6% hasta 82,05 m.m. USD), pero se sitúa en niveles más elevados, cerca de los máximos de 2006 (-86,29 m.m.). Lo más relevante del dato es el balance del 1T19: las exportaciones repuntaron (1,8%) tras caer en el 4T18; mientras que las importaciones cayeron
(-1,0%) tras aumentar a finales de 2018 (0,3%). En balance, el registro no se desvía demasiado de la estimación inicial de la BEA en el dato preliminar de PIB del 1T19, por lo que esperamos que la revisión del dato no se vea alterada de forma significativa por la contribución del sector exterior (la estimación inicial recogía una aportación del 1,0 p.p. anualizado al crecimiento).

En cuanto al comercio bilateral, cabe destacar el descenso del déficit respecto a China: -12% interanual en el balance del 1T19 (-408,1 m.m. acumulado en 12 meses) frente al +16,5% del 4T18; la primera señal de corrección desde que comenzara la guerra comercial con el gigante asiático. Sin embargo, el déficit parece empeorar respecto al resto de principales socios comerciales con los que mantiene déficit, sobre todo, en el caso de México (ver gráfico).

El dato de comercio se conoce justo en una semana en la que la guerra comercial ha vuelto a complicarse. EEUU considera que China no está realizando suficientes concesiones y la administración Trump ya ha aprobado el aumento de los aranceles del 10% al 25% sobre 200.000 millones de dólares en importaciones de China, efectivo a partir de este viernes 10. La mera noticia, a golpe de tweet, del propio Trump el pasado domingo 5 ha provocado inestabilidad en los mercados financieros a lo largo de esta semana. Hasta ahora, las medidas arancelarias afectaban a bienes de capital y productos intermedios, pero, en esta ocasión, afectaría además a los bienes de consumo, por lo que podría tener un mayor impacto sobre los precios finales para los consumidores estadounidenses.

De hacerse efectiva la subida arancelaria (nunca se puede dar nada por cerrado con la actual administración estadounidense), las estimaciones disponibles recogen que el impacto sobre el crecimiento del PIB de EEUU sería más del doble que en las anteriores medidas arancelarias puestas en marcha (0,2-0,3 p.p. estimado sobre el PIB anual). Lo que parece claro es que volverá a introducir ruido y distorsiones sobre los próximos datos de actividad, las decisiones de inversión y la confianza empresarial, haciendo más complicado conocer el verdadero momento por el que atraviesa la economía en un momento del ciclo muy delicado.

Acceder a los números anteriores

Bankia Estudios

Compartir:

Síguenos

Actualidad

Fin del contenido principal