Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Búsqueda avanzada

Está usted en:

Comienza el contenido principal

EEUU / El consumo sigue destacando positivamente, pero la industria se debilita

Publicado el 17/12/2018

Descargar documento completopdf

El buen dato de ventas minoristas modera los temores de un enfriamiento mayor de lo esperado en el 4T18; mientras que el estancamiento de la actividad manufacturera refleja el deterioro asociado a la guerra comercial y a la fortaleza del dólar.

Las ventas minoristas crecieron un 0,2% en noviembre; aunque se trata de un significativo enfriamiento respecto al fortísimo 1,1% anterior (revisado, ahora, al alza), la mayor parte del deterioro se concentró en el componente de gasolina (-2,3%), perjudicado por la caída de su precio (-10% en noviembre hasta 2,53 dólares/galón). De hecho, excluyendo las partidas más volátiles, el denominado grupo de control de las ventas aumentó un 0,9% (mejor registro en un año), frente al 0,7% anterior.

A la espera de conocer el gasto en servicios y el comportamiento del deflactor (esperamos que se modere, tras el descenso en los precios energéticos), todo apunta a que el consumo se está comportando algo mejor de lo esperado en los últimos meses del año (4,0% anualizado estimado para el 4T18 frente a 3,6% en el 3T18). La fortaleza que sigue demostrando el mercado laboral, la rebaja fiscal, la ganancia de poder adquisitivo y el optimismo de las familias que reflejan las encuestas continúan apoyando al consumo.

Por el contrario, los indicadores del sector industrial decepcionaron. La producción aumentó un dinámico 0,6% en noviembre, tras la leve contracción del mes anterior (-0,2%); si bien es cierto que la mayor parte de la mejora se debió al repunte en las industrias de provisión y distribución de servicios públicos (3,3%) y en la extractiva (1,7%). En el primer caso, la mejora responde a las bajas temperaturas en el mes, mientras que, el segundo, parece no tener demasiada continuidad, teniendo en cuenta el descenso en los precios energéticos. En el lado negativo, la industria manufacturera, la de mayor peso en el índice, permaneció estancada tras la leve caída anterior (-0,1%, revisado a la baja desde 0,3%).

Teniendo en cuenta la debilidad de la demanda global (en gran medida, debido a la guerra comercial y al enfriamiento de China) y la fortaleza del dólar, no debe sorprender que el sector manufacturero se modere de forma gradual en los próximos meses, a pesar de la fuerte señal expansiva que aún mantiene la encuesta ISM (59,3 en noviembre). Además, no se trata de una tendencia exclusiva de EEUU, sino que el enfriamiento del sector está siendo global.

En balance, mantenemos nuestra previsión de enfriamiento para el conjunto de la economía en el 4T18 (2,5% anualizado estimado) frente al fortísimo crecimiento de los trimestres centrales del año (cerca del 4,0% en media), debido al deterioro en las partidas de inversión y a la menor contribución por parte de las existencias. En cuanto al próximo año, si se modera el estímulo fiscal y las condiciones de financiación siguen empeorando, mantenemos la tendencia de gradual enfriamiento hacia tasas por debajo del 2,5%.

Acceder a los números anteriores

Bankia Estudios

Compartir:

Síguenos

Actualidad

Fin del contenido principal