Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Búsqueda avanzada

Está usted en:

Comienza el contenido principal

EEUU / El consumo se debilita algo más de lo esperado

Publicado el 01/04/2019

Descargar documento completopdf

El consumo pierde fuelle en el cambio de año, probablemente lastrado por una serie de factores puntuales. En cualquier caso, aunque esperamos cierta reactivación del gasto en el corto plazo, difícilmente retomará el dinamismo de los trimestres centrales del año pasado.

El consumo apenas creció un 0,1% en enero, después de caer un 0,6% en diciembre, debido al menor gasto en bienes duraderos (-1,2% vs -2,9%), que retrocedió por segundo mes consecutivo, lastrado por la partida de automóviles (-8,1% vs -2,2%). Por su parte, el gasto en servicios se mantiene en positivo (0,2%), si bien es cierto que ha perdido el dinamismo registrado en 2018.

En términos reales, el dato fue similar. Cabe señalar que el registro de enero se encuentra un 0,2% por debajo de la media del 4T18, por lo que supone una nota negativa para las expectativas del 1T19: el consumo necesitará crecer a ritmos inusuales (en torno al 0,8% mensual) en febrero y marzo para igualar el registro del 4T18 (2,5% anualizado).

El deflactor del consumo ha permanecido estancado durante los últimos tres meses y su tasa interanual ha descendido hasta el 1,4% desde 1,8% anterior. Por su parte, la subyacente del deflactor, la medida preferida de la Fed para seguir la evolución de los precios, volvió a moderarse (1,8% vs 2,0%); y seguirá permitiendo a la Fed mantener su posición de esperar y ver.

La renta disponible se ha estancado en los dos primeros meses del año (+0,2% en febrero vs -0,2% en enero), lo que supone otra señal más de enfriamiento para el gasto de las familias. En el lado positivo, el descenso en los precios energéticos y las devoluciones fiscales (con retraso respecto a otros años por culpa del cierre de la administración) permitirán que la capacidad de compra de las familias aumente.

En balance, el débil dato de enero supone una nota negativa para el conjunto de la economía que, de mantenerse en próximos meses, obligaría a revisar a la baja nuestro escenario de crecimiento para la primera mitad de este año. Por el momento, la debilidad parece centrada en el consumo de automóviles y, además, el registro de enero puede haberse visto perjudicado por el retraso en las devoluciones fiscales, el mal tiempo en algunas partes del país y, sobre todo, por el cierre de la administración en diciembre-enero, todos ellos factores que se revertirán en los próximos meses. En cualquier caso, parece claro que el mejor momento del consumo habría quedado atrás y esperamos que se mantenga creciendo en el corto plazo (1,0%-2,0% anualizado), pero no con el dinamismo registrado en los trimestres centrales del año pasado (por encima del 3,5%).

Acceder a los números anteriores

Bankia Estudios

Compartir:

Síguenos

Actualidad

Fin del contenido principal