Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Búsqueda avanzada

Está usted en:

Comienza el contenido principal

EEUU / El consumo de las familias sostiene el crecimiento del PIB

Publicado el 26/07/2019

Descargar documento completopdf

La economía se enfría algo menos de lo esperado, gracias a la aceleración del consumo y, en menor medida, la mejora de la inversión en equipo. La mayor parte de la moderación respecto al 1T19 se explica por la menor acumulación de existencias y el mayor lastre externo.

 

La economía creció un 2,1% anualizado en el 2T19, superando las expectativas del mercado (1,8% según Bloomberg), pero por debajo del ritmo de los trimestres anteriores. Detrás de esta desaceleración se encuentra la contracción de la inversión, incluyendo un fuerte ajuste de inventarios, y de las exportaciones.

El consumo se aceleró en el 2T19 (4,3% vs 1,1%), básicamente, beneficiado de la demanda no satisfecha en el trimestre anterior, las mayores devoluciones fiscales (distorsionadas por el cierre de la administración), el buen momento del mercado laboral, el aumento de los salarios y la revalorización en los activos en bolsa. Cabe señalar que este ritmo no es sostenible a estas alturas del ciclo, aunque la situación de las familias continuará siendo favorable.

Por el contrario, la mayor parte del enfriamiento del 2T19 se debió a una menor acumulación de existencias por parte de los empresarios, lo que restó 0,9 p.p. al crecimiento del PIB, tras sumar 0,5 p.p. en el trimestre anterior. También el sector exterior restó de forma significativa al crecimiento (-0,7 p.p. anualizados vs +0,7 p.p.), debido al descenso en las exportaciones (-5,2 vs 4,1%). En ambos casos, resulta complicado extraer una lectura de la situación real, ya que los datos se encuentran distorsionados por las tensiones comerciales con China.

Por el lado de la inversión fija, solo la de bienes de equipo mejora (0,7% vs -0,1%), en línea con los buenos registros de los pedidos de bienes de capital duradero en mayo y junio. Por el contrario, retrocede por sexto trimestre consecutivo la inversión residencial, lo que no sorprende teniendo en cuenta el discreto comportamiento de los indicadores de oferta; mientras que la inversión en infraestructuras intensifica su deterioro (ver tabla).

El deflactor del consumo se mantiene en niveles contenidos y por debajo del objetivo (estable en el 1,4% interanual), a pesar de lo avanzado del ciclo expansivo actual (se ha convertido a lo largo del 2T19 en la más longeva de la historia reciente), los estímulos fiscales introducidos por el gobierno y los posibles efectos indirectos de la guerra comercial con China. Bajo este contexto de enfriamiento y escasas presiones inflacionistas, la Fed ha cambiado el tono de su política monetaria y se da por hecho que recorte su tipo de referencia en 25 p.b. en su reunión del 31 de julio, además de otra bajada de 25 p.b. antes de finales de este año.

En balance, el registro del 2T19 confirma el enfriamiento gradual de la economía a lo largo de este año, después de la sorprendente fortaleza del 1T19. El momento por el que atraviesa la economía es difícil de conocer con certeza, debido a las distorsiones de las tensiones comerciales. Por el momento, los indicadores macro disponibles mantienen un tono expansivo, con la gran excepción de la industria manufacturera; mientras que los indicadores financieros están siendo mixtos: la pendiente de la curva se invirtió en junio, pero la bolsa está marcando nuevos máximos. A la espera de ver cómo evolucionan estos factores y teniendo en cuenta el cambio de tono por parte de la Fed y de la política fiscal (el principio de acuerdo presupuestario para 2020-21 supone que pasará de ser restrictiva a expansiva), mantenemos nuestro escenario de un crecimiento levemente por debajo del 2,0% trimestral anualizado en la segunda mitad del año.

Acceder a los números anteriores

Bankia Estudios

Compartir:

Síguenos

Actualidad

Fin del contenido principal