Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Búsqueda avanzada

Está usted en:

Comienza el contenido principal

 

EEUU / El aumento de la riqueza permitirá al consumo seguir siendo uno de los principales motores de crecimiento

Publicado el 10/03/2017

Descargar documento completopdf

La riqueza de las familias de EEUU marca un nuevo máximo histórico, lo que servirá para compensar la pérdida de poder adquisitivo asociada al repunte de la inflación, permitiendo que el consumo siga creciendo a ritmos dinámicos.


La riqueza neta de las familias volvió a aumentar con fuerza por segundo trimestre consecutivo (9,3% anualizado vs 9,6%), registrando nuevos máximos en la serie disponible, tanto en términos nominales (93 billones de dólares) como en reales (74 billones). Especialmente destacable sería el máximo también en términos del PIB (492%), ya que supera de forma significativa los máximos alcanzados durante la burbuja bursátil de 2001 (441%) y de la vivienda en 2006 (472%).

La mayor parte de la revalorización en los activos de las familias se produjo en los inmuebles (15% vs 9,4%, neto de deuda hipotecaria), probablemente, gracias al repunte de los precios de la vivienda a finales del año pasado (8,6% en el 4T16 vs 1,4%, según el índice S&P-Case Shiller). En principio, no esperamos que se mantengan esos ritmos de crecimiento en el medio plazo, teniendo en cuenta las señales de estabilidad que muestra el mercado de la vivienda en los últimos meses.

El valor de los activos financieros sigue creciendo a ritmos elevados en el 4T16 (8,9% vs 9,8%). Cabe recordar que estos activos han sido los que más han contribuido al repunte de la riqueza en este ciclo expansivo: por ejemplo, los activos en bolsa se han revalorizado en 17 billones desde los mínimos del 1T09, lo que supone el 45% de lo que han aumentado todos los activos de las familias durante ese periodo, cuando su peso en el total es del 22%.

Por otro lado, las familias han venido moderando gradualmente su ritmo de endeudamiento a lo largo del año (4,1% en el 4T16 vs 4,2%). El crédito al consumo sigue creciendo con fuerza (8,1% vs 10,1%) y refleja la disposición al gasto de las familias; mientras que la deuda hipotecaria crece a tasas más modestas (2,6% vs 3,7%), tal y como ya adelantaba el indicador de solicitudes hipotecarias. En términos relativos, el endeudamiento parece haberse estabilizado en el 103,4% de la renta disponible de las familias, levemente por debajo de su tendencia de largo plazo (ver gráfico).

El repunte de la riqueza desde los mínimos de 2009 supone la principal razón de que el consumo se haya comportado tan bien durante esta fase expansiva: la revalorización de los activos y el incremento del endeudamiento son señales positivas para el consumo y podría servir para mitigar los efectos del repunte de la inflación a principios de año. Sin embargo, cabe señalar que la mayor parte de la revalorización de los activos se produce en los activos financieros, no en los activos inmuebles y que, por tanto, la mayor parte de esa ganancia no es generalizada, sino que se está concentrando en las familias de renta elevada (más proclive a tener parte de su riqueza en activos financieros). Además, preocupa la elevada valoración de estos activos, que supera niveles de anteriores burbujas y podría estar señalando problemas de estabilidad financiera en determinados activos en el medio y largo plazo.

Acceder a los números anteriores

Bankia Estudios

Compartir:

Síguenos

Actualidad

Fin del contenido principal