Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Búsqueda avanzada

Está usted en:

Comienza el contenido principal

 

EEUU / Caída inesperada de la inflación subyacente en noviembre

Publicado el 14/12/2017

Descargar documento completopdf

La inflación general volvió a aumentar en noviembre por el encarecimiento de la energía, pero la inesperada caída de la subyacente sigue poniendo de manifiesto la escasez de presiones alcistas significativas sobre los precios.

 

La inflación volvió a aumentar en noviembre (2,2% vs 2,0%), pero casi exclusivamente debido al aumento en las partidas más volátiles de alimentación (1,4%, máximo desde 2015, vs 1,3%) y, sobre todo, de energía (9,4% vs 6,4%). De hecho, la subyacente (excluye ambos componentes) volvió a descender a tasas de 1,7% desde 1,8% y retoma las tasas en que ha permanecido durante el 2T17-3T17.

Ese descenso de la subyacente responde al comportamiento de partidas de escaso peso en el índice (apenas un 12% acumulado del total de la cesta), tales como vestido y calzado (-1,6% vs -0,6%), ocio (1,4% vs 1,7%) u otros bienes y servicios (2,4% vs 2,5%); pero también a la falta de presiones adicionales sobre la partida de mayor peso en el IPC: la tasa interanual en vivienda se ha mantenido estable en el 2,8% desde septiembre (ver tabla).

Bajo el supuesto de que el precio del petróleo se mantenga en torno a 65$-70$ el barril de Brent en los próximos meses, que supondría un encarecimiento de 10$-15$ respecto a los niveles del año pasado en el 2T18 y 3T18, la partida de energía aportaría entre 0,5-0,7 p.p. al mes en los trimestres centrales de 2018. Por tanto, esperamos que la inflación general siga aumentando gradualmente en el corto plazo y que supere el 2,5% en los trimestres centrales del próximo año.

Las expectativas para la inflación subyacente son también de un aumento gradual para 2018. Cabe señalar que las nuevas previsiones de crecimiento potencial por parte de la Oficina Presupuestaria al Congreso (CBO, en sus siglas en inglés) recogen que el output gap de crecimiento se cerró en el 3T17 por primera vez desde que estalló la crisis financiera de 2007-08. El hecho de que el nivel de actividad del conjunto de la economía se encuentre por encima de su potencial es otro indicador más que anticipa presiones sobre los precios: teniendo en cuenta la relación directa entre este gap y la inflación subyacente (ver gráfico), esperamos que la subyacente inicie cierta tendencia al alza en los próximos meses y cierre el próximo 2018 en el rango del 2,0%-2,2%.

Acceder a los números anteriores

Bankia Estudios

Compartir:

Síguenos

Actualidad

Fin del contenido principal