Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Búsqueda avanzada

Está usted en:

Comienza el contenido principal

EEUU / Aumenta el pesimismo entre los empresarios manufactureros por culpa de la guerra comercial

Publicado el 01/10/2019

Descargar documento completopdf

Las expectativas siguen enfriándose en el sector manufacturero. Sin embargo, por el momento, no se puede hablar de deterioro generalizado en el conjunto de la economía, sino de factores específicos que afectan especialmente a la industria y a las exportaciones; básicamente, la guerra comercial y el debilitamiento global.

El ISM manufacturero volvió a caer en septiembre por 6º mes consecutivo (se trata del mayor deterioro acumulado en el ciclo actual), hasta situarse en mínimos desde junio de 2009 (47,8 vs 49,1). Estos niveles son consistentes con una producción manufacturera cayendo a ritmos del 2,5% anual, similares a los registrados durante la mini-recesión del sector en 2016 (ver gráfico).

El deterioro de las expectativas fue generalizado entre partidas. Todas las relevantes del índice se encuentran por debajo de 50 por segundo mes consecutivo; es decir, señalando contracción de producción, pedidos y empleo, entre otros (ver tabla). Además, los empresarios continúan desacumulando inventarios, lo que supondrá un lastre para el crecimiento del PIB en el corto plazo. Entre el resto de componentes de la encuesta, pero que no se utilizan para el cálculo del índice, destacan las pésimas expectativas de exportaciones, en mínimos desde enero de 2009.

Entre sectores, tan solo 3 industrias de las 18 consideradas reconoce una mejora respecto al mes de agosto: alimentación y bebidas, productos químicos y varios. Los comentarios que recoge la encuesta destacan los problemas derivados de la guerra comercial, tales como debilidad generalizada de la demanda global (fuerte descenso de los pedidos) y problemas de abastecimiento en determinados sectores (desajustes en la cadena de oferta).

En balance, el inesperado deterioro de la encuesta ha sentado mal en los mercados (bruscas caídas de las bolsas y descenso en las rentabilidades de la deuda) y vuelve a encender las alarmas sobre el momento por el que atraviesa la economía. A la espera de conocer el ISM para el resto de sectores (se publicará el próximo miércoles 3), por el momento, el registro de hoy no está señalando una recesión en el conjunto de la economía, sino en la industria, con un peso limitado en la actividad (11%) y el empleo (8,5%). Por el momento, mantenemos nuestro escenario de enfriamiento hacia ritmos del 1,5% anualizado en la segunda mitad de este año, anticipando un deterioro de la inversión, y un mayor lastre por parte de la demanda externa y de los inventarios.

Acceder a los números anteriores

Bankia Estudios

Compartir:

Síguenos

Actualidad

Fin del contenido principal