Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Búsqueda avanzada

Está usted en:

Comienza el contenido principal

EEUU / Señales mixtas para la inversión a finales de 2019

Publicado el 28/01/2020

Descargar documento completopdf

La mejora en los pedidos en diciembre fue gracias a los sectores más volátiles, mientras las partidas más relaciones con la inversión en bienes de equipo mantuvieron la tendencia a la baja. Por el contrario, los indicadores para la inversión residencial siguen arrojando señales positivas.

Los pedidos de bienes duraderos mejoraron en diciembre (2,4%), si bien el repunte no ha logrado compensar la caída del mes anterior (-3,1%). La composición también mostró que el avance ha sido gracias al aumento puntual en las partidas más volátiles: excluyendo transporte y defensa, los pedidos cayeron un 2,5%, lo que sería ya el quinto mes consecutivo de descenso.

Lo más relevante es que las partidas más relacionadas con la inversión en bienes de equipo también cerraron el año en negativo: los pedidos de bienes de capital subyacente (excluyendo transporte y defensa) cayeron 0,9%, después de avanzar 0,1% en noviembre. Los envíos de bienes de capital subyacente, más correlacionado con la inversión en el corto plazo, cedieron un 0,4%. En general, los datos arrojan perspectivas negativas para el gasto en bienes de capital, tanto para 4T19 como para el comienzo de año.

Por otro lado, los indicadores adelantados para la inversión residencial siguen mostrando señales positivas para la primera mitad del año. En cuanto a la demanda, el aumento en las ventas de vivienda de segunda mano (+2,7% en diciembre) más que contrarrestaron la leve caída en las ventas de vivienda nueva (-0,4%), en un contexto de moderación de los tipos de interés (-90 pb interanual en diciembre en el caso del tipo fijo estándar a 30 años) y de cierta ralentización de los precios (2% interanual en noviembre vs 4% en diciembre de 2018, según el índice S&P/CS). Por el lado de la oferta, los datos publicados la semana pasada mostraron que el número de viviendas iniciadas aumentó con fuerza en diciembre (16,9%), alcanzando máximos desde finales de 2006 (1,608 millones de unidades, anualizado).

En balance, las perspectivas para la inversión residencial están, sin duda, mejorando y es posible que la actividad en el sector de la construcción pueda compensar la debilidad en la inversión en equipo en los próximos trimestres. Nuestra expectativa es que el gasto en capital reste nuevamente al crecimiento en 4T19 (los datos del PIB se publican esta semana), lastrado por la incertidumbre de la guerra comercial, los problemas de Boeing con el modelo 737 MAX, la debilidad general de la industria y la compresión en los márgenes empresariales. A medio plazo, este componente de la demanda interna pudiera beneficiarse de las mejores perspectivas en el crecimiento global, así como de la tregua alcanzada entre EEUU y China en el conflicto comercial. De momento, sin embargo, la evolución en los pedidos de bienes de capital no apunta a una recuperación inminente, mientras que la amenaza de una propagación de un nuevo virus en China podría complicar aún más el escenario.

Acceder a los números anteriores

Bankia Estudios

Compartir:

Síguenos

Actualidad

Fin del contenido principal