Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Búsqueda avanzada

Está usted en:

Comienza el contenido principal

Comisión Europea / Unas previsiones algo optimistas

Publicado el 13/02/2020

Descargar documento completopdf

La Comisión Europea, en su informe de invierno, no ha modificado sus previsiones de crecimiento para la UEM respecto a su informe de otoño, gracias a que la resistencia que anticipa para Alemania compensaría el menor crecimiento en Francia e Italia.

La Comisión Europea (CE) espera que el crecimiento de la UEM permanece estable en ritmos modestos, en el 1,2% en 2020 y 2021, igual que en 2019. Detrás de estas previsiones se encuentra la confianza de la CE en que la demanda interna, sostenida por el mercado de trabajo, sea el motor de la región, compensando el deterioro de la demanda externa. No obstante, señala que los riesgos para estas previsiones se concentran a la baja: persiste la incertidumbre sobre la política comercial de EEUU, pese a la firma del acuerdo con China; la evolución económica de América Latina se verá afectada por las protestas sociales, la tensión geopolítica en Oriente Medio está lejos de remitir; y todavía no se sabe cuál será el marco que regirá las relaciones en el largo plazo entre la UE y Reino Unido. Asimismo, hace referencia a la irrupción en el escenario del shock que implica la epidemia de coronavirus que tiene su epicentro en China, si bien señala que su escenario base es que lo peor de esta crisis sanitaria toque techo ya en el 1T20.

En nuestra opinión, las previsiones de la CE son algo optimistas, en especial para 2020, ya que parecen no recoger el impacto del deterioro que tanto los indicadores de actividad industrial, como de gasto de las familias, mostraron en los principales países en diciembre. Esto afecta sensiblemente al resultado para el 4T19, situando a la UEM en una posición de partida más débil de lo esperado de cara al 1T20, cuando la economía mundial se enfrenta a un nuevo shock negativo por el coronavirus; especialmente si se compara con la robustez que ha venido mostrando la economía estadounidense. Los datos del 4T19 no acusan todavía el impacto que tendrán las medidas adoptadas por el gobierno chino para frenar la epidemia sobre el comercio y el turismo. Hay que tener presente que restricciones a la actividad, más o menos severas, afectan a una docena de provincias que representan casi el 62% del PIB y el 80% de la industria china. Además, China tiene un papel muy relevante en una economía cada vez más globalizada: en términos mundiales, su PIB representa casi un 18%, su producción manufacturera más de un 30%, las exportaciones más del 12% y los turistas chinos que viajan al extranjero ascienden a casi 150 millones de personas. Asimismo, China juega un papel fundamental dentro de las cadenas globales de producción: más del 20% de las importaciones mundiales de maquinaria y bienes de equipo tienen su origen en China.

Respecto a España, la CE señala la volatilidad en la composición del crecimiento a lo largo de 2019, si bien ve señales positivas en la última parte de 2019, que apuntarían a una mayor capacidad recuperación de la demanda interna en 2020; por lo que revisa ligeramente al alza su previsión de crecimiento del PIB, al 1,6% desde el 1,5% previo. La CE espera que el crecimiento se estabilice en ritmos en torno al 0,4% trimestral.

Bankia Estudios estima que el crecimiento de la UEM en 2020 será ligeramente inferior al previsto por la CE, debido, sobre todo, al menor impulso que esperamos para Alemania, una de las economías de la región más vulnerables en el actual contexto: en términos de PIB, la industria pesa un 21% y las exportaciones a China equivalen a casi el 3,0%. También nos mostramos más cautos con Francia (la caída en el 4T19 introduce un efecto base negativo de cara a 2020) y con Italia que sigue sin dar evidencias de reactivación; por el contrario, somos algo más optimistas que la CE en el caso de España (ver Tabla).

Tabla: Comparativa de previsiones de crecimiento

Más allá de diferencias puntuales en las previsiones, el escenario de consenso para la UEM en los próximos años es de crecimientos ligeramente por debajo de su potencial. Con este escenario de fondo, comenzará a debatirse el próximo 20 de marzo el marco presupuestario de la Unión Europea que estará vigente entre 2021 y 2021 y será el primero sin Reino Unido. Según fuentes diplomáticas, los nuevos presupuestos rondarán los 1,04 billones de euros, lejos de la cifra propuesta por la Comisión Europea (1,13 billones) y el Parlamento (1,32 billones).

Acceder a los números anteriores

Bankia Estudios

Compartir:

Síguenos

Actualidad

Fin del contenido principal