Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Búsqueda avanzada

Está usted en:

Comienza el contenido principal

 

Comisión Europea / Sigue muy optimista con la economía

Publicado el 07/02/2018

Descargar documento completopdf

La Comisión Europea presenta unas previsiones de crecimiento económico para la UEM algo más elevadas que las publicadas en octubre, pero las previsiones para la inflación apenas se modifican.

La CE señala que el crecimiento económico en la segunda mitad de 2017 ha sido más fuerte de lo esperado y que, además, los indicadores de confianza apuntan a que se mantendrá este impulso en los primeros compases de 2018. El dinamismo alcanzado el pasado año se explicó tanto por la fortaleza de la demanda externa como de la interna.

La CE espera que se siga generando empleo a un ritmo elevado, lo que sostendrá el crecimiento del consumo privado. Al mismo tiempo, el escenario para la inversión sigue siendo muy favorables gracias, principalmente, a unas condiciones financieras que seguirán siendo bastante laxas. Además, el exceso de capacidad que todavía existe concede margen para que la economía siga creciendo en los próximos años por encima de su potencial (estimado en un 1,5%). Con todo, según sus estimaciones, el pico de crecimiento se habría alcanzado en 2017 y la región encararía una senda de modesta desaceleración: respecto al informe de octubre, el crecimiento previsto para 2018 se ha revisado al alza en 0,2 p.p., hasta el 2,3%, y el de 2019 se ha elevado 0,1 p.p., hasta el 2,0%. También destaca que el crecimiento previsto se ha revisado al alza en la mayoría de países. (Ver tabla en el Anexo).

Señala que, pese al dinamismo que seguirá mostrando el mercado de trabajo, aún no se han alcanzado las condiciones de pleno empleo, lo que explica que las presiones sobre los salarios y sobre las medidas subyacentes de inflación sean muy modestas. Los factores temporales asociados al encarecimiento de la energía seguirán presionando al alza la inflación general, que se mantendrá por encima de la subyacente durante buena parte de 2018. Pese al dinamismo económico que se espera, las previsiones para la inflación apenas se han modificado respecto al informe de octubre: la inflación en 2018 se situaría en el 1,5% (sólo 0,1 p.p. por encima de la previsión de octubre) y la previsión para 2019 se mantiene sin cambios en el 1,6% (Ver tabla en el Anexo).

La CE señala que, aunque es factible que el crecimiento económico vuelva a sorprender al alza en los próximos trimestres, las restricciones de oferta a las que se puede llegar por la escasez de mano de obra cualificada podrían frenar la capacidad de crecimiento en el medio plazo. Además, advierte de que las valoraciones de los activos pueden ser muy vulnerables a un cambio en la percepción de los mercados sobre los riesgos y sobre los fundamentos económicos. Es probable que se volviera a poner en el foco a aquellos estados miembros altamente endeudados. También vuelve a incidir en la persistencia de los riesgos asociados al proceso del Brexit; de hecho, las previsiones para Reino Unido de 2019 se han elaborado suponiendo que se mantienen sin cambios los términos que regulan las relaciones con el resto de la UE. Otros riesgos a tener en cuenta serían el aumento de las tensiones geopolíticas en Oriente Medio y Corea del Norte y el impacto negativo de la puesta en marcha de políticas proteccionistas.   

Por otro lado, la CE se hace eco de la divergencia existente entre las políticas monetarias del BCE (todavía sigue proporcionando un impulso importante mediante la compra mensual de 30.000 millones en activos) y de la Fed, que sigue subiendo tipos. El informe advierte de que, aunque ambos bancos centrales han asegurado que la retirada de estímulos será "prudente" y "gradual" para no distorsionar los mercados, los riesgos a la baja para sus valoraciones persisten. En concreto, la renta variable estadounidense podía ser vulnerable en un futuro por los cambios estructurales que afronta en su economía: elevado envejecimiento de la población y un crecimiento potencial más bajo.

Por último, en España, a la vista de las previsiones de la CE, pesan más la inercia expansiva y la solidez del crecimiento que la incertidumbre derivada de la situación en Cataluña, cuyos efectos se mantienen, de momento, contenidos. En consecuencia, las autoridades comunitarias elevan su previsión de crecimiento del PIB para 2018, una décima hasta el 2,6% y mantiene la de 2019 en el 2,1%.

Acceder a los números anteriores

Bankia Estudios

Compartir:

Síguenos

Actualidad

Fin del contenido principal