Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Búsqueda avanzada

Está usted en:

Comienza el contenido principal

 

Comentario Macro / La economía española sigue creciendo por encima del 3%

Publicado el 02/03/2018

Descargar documento completopdf

La economía española registró en 2017 un crecimiento medio del 3,1% , superando tanto las expectativas de los analistas de hace doce meses, como los temores a una brusca desaceleración en la última parte del año. Son ya tres años seguidos con crecimientos superiores al 3%, muy por encima de los ritmos de crecimiento potenciales. 

Por tanto, el ciclo de actividad sigue mostrando una elevada solidez, que le ha permitido afrontar en los últimos meses un empeoramiento de las condiciones externas (euro más fuerte y precio del petróleo subiendo) y un "shock" de incertidumbre sin haberse observado un debilitamiento en los ritmos de crecimiento. Esto refleja que las inercias cíclicas positivas son difíciles de quebrar, sobre todo, cuando se producen de forma equilibrada. No en vano, la economía española sigue manteniendo superávit de balanza por cuenta corriente (capacidad de financiación), situación inédita en nuestro país a estas alturas del ciclo. Algo que sólo se puede achacar a la forma en la que esta vez se ha recuperado la competitividad, en buena parte utilizando la vía de los costes laborales unitarios y no la del tipo de cambio, lo que ha sido aprovechado de forma notable por nuestras empresas. En este sentido, los errores a la baja en la previsión de crecimiento de la economía española de los últimos años se han debido precisamente a la infraestimación de la aportación positiva de la demanda externa al crecimiento, anticipando que la competitividad ganada con la devaluación interna se agotaría en un período de tiempo parecido a cuando se recuperaba vía tipo de cambio.

El patrón robusto que caracteriza el comportamiento de la economía española en los últimos años se manifiesta, no sólo en la positiva evolución de las exportaciones (superan en un 30% a las que se realizaban en 2008), sino también en la recuperación de la inversión en bienes de equipo (+7,9% en el cuarto trimestre) y, por el lado de la oferta, en el buen comportamiento de la industria (+4,6%). También se debe destacar el protagonismo que poco a poco va recuperando la construcción, especialmente en el segmento residencial (+9,5% de octubre a diciembre), aunque debemos recordar que los niveles todavía se encuentran un 40% por debajo de los existentes en 2008.

Respecto al perfil trimestral, frente a los temores a una corrección en la última parte del año, la economía mantuvo la velocidad de crucero (+0,7%), de manera que en el último semestre de 2017 se han repetido los ritmos de crecimiento trimestrales del mismo período del año anterior. Sólo se detecta cierta pérdida de vigor en el gasto en consumo de las familias (aunque el +0,6% trimestral sigue siendo un crecimiento sólido) y en el sector servicios, especialmente en las actividades comerciales y turísticas. En este sentido, la única variable que muestra claramente los efectos de la incertidumbre es el gasto de no residentes (se desaceleró del 10,1% al 4,2%). También se debe destacar que se mantienen sin cambios los costes laborales unitarios (lo que ha ocurrido en tres de los últimos cuatro trimestres), pues la remuneración por asalariado sigue acompasada a la evolución de la productividad por trabajador. En este contexto, el empleo avanzó a un ritmo medio del 2,8% en 2017 (+0,5% trimestral en el 4T), lo que supone un incremento de 490.000 empleos equivalentes a tiempo completo en el año y un aumento de la productividad aparente del 0,2%.

¿Qué podemos esperar para los próximos trimestres? Teniendo en cuenta la solidez del contexto externo y los primeros datos de actividad publicados, no parece que vayamos a ver muchos cambios en el perfil trimestral de la economía española. Sobre todo, porque los primeros meses de 2018 están constituyendo, en términos de afiliación, el mejor arranque del año desde 2007. El empleo aumentó en febrero en 81.483 afiliados (+0,4%), el segundo mejor mes de febrero de la recuperación, mientras que, ajustada de estacionalidad, la creación de empleo se incrementó en 62.000 personas. El resultado, ampliando el foco del análisis, es que en los últimos doce meses se han creado 615.259 empleos (+3,5%) y, desde el inicio de la fase cíclica expansiva, los afiliados aumentaron en 2,21 millones (+13,7%). Por actividades del Régimen General, cabe destacar en febrero el aumento en la industria manufacturera (+15.323 personas), construcción (+21.000), hostelería (+21.313) y educación (+32.014). De esta manera, con la información conocida, parece que la economía española no va a mostrar muchos cambios en los dos próximos trimestres, manteniendo ritmos de crecimiento trimestrales del +0,7%/+0,8%.

En definitiva, las perspectivas de la economía española siguen siendo positivas y esperamos que a lo largo de 2018 siga consolidándose la actual fase expansiva. En consecuencia, estimamos que el crecimiento del PIB se situará en el conjunto del año en el 2,9%, ligeramente por debajo del de 2017 (3,1%).

Acceder a los números anteriores

Bankia Estudios

Compartir:

Síguenos

Actualidad

Fin del contenido principal