Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Búsqueda avanzada

Está usted en:

Comienza el contenido principal

China / Fuerte contracción del PIB en el 1T20 a causa del virus

Publicado el 17/04/2020

Descargar documento completopdf

Covid-19 provoca una brutal caída en la economía en el 1T20, la primera contracción desde que existen datos trimestrales, y peor que las expectativas del mercado. El desglose revela un colapso en la demanda interna y en las exportaciones, parcialmente compensado por una caída en las importaciones. La información disponible apunta a una reactivación en la economía a inicios del 2T20, si bien la recuperación del PIB será lastrada por la oleada de recesiones en el resto de economías.

La propagación de la crisis del coronavirus en China ha significado un radical ajuste económico. El PIB de la segunda economía del mundo registró una caída de 6,8% interanual en el 1T20, la primera contracción desde el inicio de la serie histórica trimestral (en 1992) y algo más abultada de lo que recogían las expectativas de mercado (-6%). En términos trimestrales (sin anualizar), la economía se contrajo en 9,8%. Los datos son de particular relevancia, no solo porque ponen sobre la mesa los daños del shock viral en el país origen de la crisis, sino también porque son la principal referencia de la posible magnitud del parón económico en otros países que actualmente intentan superar el virus. Por tanto, es previsible que veamos tasas de contracción de dos dígitos en las principales economías occidentales en el 2T20 (en términos trimestrales).

El breve desglose por componentes refleja una fuerte contracción de la demanda interna, liderada por la inversión privada en bienes de equipo, que cae en 30,4% interanual en el 1T20. La inversión en construcción también se vio arrastrada por el efecto del virus, con una caída de 17,8%, al tiempo que la inversión pública se contrajo en 14,7%. Por el lado del consumo, las ventas minoristas decrecieron 19%, el ritmo más intenso desde el inicio de la serie. El parón económico significó un incremento de 1 p.p. en la tasa de paro urbana hasta 6,1% en promedio en febrero y marzo, lo que se transmitió en una caída del 3,8% interanual en la renta disponible de los hogares en el 1T20 (medido por habitante y descontando la inflación), la primera contracción en el ingreso per cápita real desde que existen datos.

Respecto a los flujos comerciales, la balanza comercial de bienes (en términos nominales y en dólares) se mantuvo en positivo en el 1T20, pero se redujo en 80% respecto al mismo periodo del año pasado. Las exportaciones registraron una caída interanual de 13,4%, magnitud que se asemeja al período posterior a la crisis financiera del 2008-09. Las importaciones, que entran en la ecuación del PIB con el signo contrario, se redujeron en 2,9%.

Los indicadores de alta frecuencia sugieren que la reactivación económica que se inició en marzo ha tomado cierto impulso al comienzo del 2T20, si bien aún en niveles inferiores al mismo periodo del año anterior. La demanda de carbón para la producción de electricidad, por ejemplo, se ha recuperado 20%, pero aún se encuentra en torno al 10% por debajo que el mismo período del 2019. Asimismo, el número de ventas de suelo urbano es tan solo un 60% del nivel registrado previo a la crisis, a pesar de la recuperación registrada en la primera mitad de abril. Por su parte, el tráfico en las ciudades se ha normalizado, al tiempo que la venta de automóviles a particulares ha repuntado, lo que refleja, a su vez, el levantamiento de las medidas de aislamiento social, incluso en la ciudad de Wuhan, el epicentro del brote viral. Sin embargo, los niveles de polución en las grandes ciudades no se han recuperado desde febrero y sugieren un nivel de actividad económica claramente inferior a lo normal. La caída en el índice de actividad de carga, después de que alcanzara una tentativa mejora en marzo, también pone en evidencia el colapso de la demanda externa.

En balance, los datos revelan la magnitud del daño económico directo que significó la expansión del coronavirus en China, país donde se originó la pandemia y desde donde se propagó al resto del mundo. Para el 2T20, esperamos que, en el mejor de los casos, el PIB de China se recupere moderadamente, con riesgos de que el gigante asiático se sume a la oleada de recesiones técnicas que ya caracteriza al grupo de países desarrollados. Para el 2020, proyectamos una caída del 2% en el PIB, frente a un crecimiento positivo del 6% que esperábamos a principios de año.

Acceder a los números anteriores

Bankia Estudios

Compartir:

Síguenos

Actualidad

Fin del contenido principal