Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Búsqueda avanzada

Está usted en:

Comienza el contenido principal

Alemania / La resistencia de la industria no sería suficiente para sostener la economía

Publicado el 06/11/2020

Descargar documento completopdf

Los datos de actividad industrial prolongaron en septiembre la recuperación iniciada en mayo, tras el levantamiento de restricciones. Las perspectivas para el sector apuntan a que esta recuperación continuará en los próximos meses, pero será insuficiente para contrarrestar el impacto que la última tanda de restricciones tendrá sobre amplias áreas del sector servicios. El nuevo paquete de estímulo de 10.000 millones de euros aprobado por el gobierno podría compensar parte de las pérdidas estimadas por esta nueva ronda de medidas, pero no eliminan el riesgo de que la economía alemana pueda volver a caer en el 4T20.

Los pedidos industriales crecieron algo menos de lo esperado en septiembre (0,5% vs 4,9% en agosto), debido a la fuerte caída de los pedidos de la UEM (-6,0% vs 14,7%). También la producción industrial decepcionó (1,6% vs 0,5%), acusando el descenso en la industria energética (-2,5% vs 2,2%). Se cierra así un 3T20 en el que la actividad industrial ha tenido un comportamiento positivo, prolongando la recuperación que se iniciara desde mayo, aunque algo errático y sin ser capaz de recuperar los niveles que tenía antes de la pandemia. Es factible que en los próximos meses la industria mantenga cierto dinamismo, en línea con la mejora mostrada por los principales índices de sentimiento económico en el sector.

Esta resistencia en las expectativas industriales contrasta con el evidente pesimismo que reflejan las encuestas de opinión para el sector servicios. La divergencia que muestran las expectativas de ambos sectores puede explicarse, principalmente, por dos motivos. En primer lugar, las medidas para contener la pandemia afectan sobre todo a áreas claves del sector servicios, como puede ser restauración, ocio y hostelería. En segundo lugar, la recuperación de China (única economía que en el 3T20 ya ha retornado a sus niveles pre-Covid) representa un balón de oxígeno para el sector exportador alemán: más del 7,0% de las exportaciones alemanas se destinan a China, su tercer mayor cliente. Sin embargo, conviene recordar que la industria partía de una posición más frágil que los servicios antes de que irrumpiera el Covid en el escenario: de finales de 2017 a diciembre de 2019, la producción industrial se había reducido en más de un 5,0% y los pedidos en más de un 8,0%.

Por tanto, en el corto plazo las perspectivas para la industria son relativamente positivas, pero esto puede no ser suficiente para compensar el deterioro que se anticipa en amplios sectores de la economía, a medida que aumentaban los casos de covid. De hecho, la gravedad de la pandemia ha provocado que se acaben de anunciar medidas muy restrictivas para todo el mes de noviembre: se ha decretado el cierre de bares y restaurantes y se ha limitado aún mas el aforo en comercios y espacios cerrados. El instituto Ifo ha estimado que estas medidas provocarán que el sector de la hostelería funcione a un 20% de su nivel normal, frente al 75% que logró alcanzar en verano, mientras que el sector del ocio, turismo y gimnasios apenas funcionarán al 10% de su capacidad normal, frente al 30% en verano. Además, el Ifo no parece tener demasiado confianza en la campaña de Navidad, ya que anticipa una recuperación muy modesta de la actividad en diciembre.

En conjunto, el Ifo estima que el coste de las medidas podría ascender a unos 10.000 millones de euros, casi un 1,5% del PIB trimestral, y eso sin considerar el impacto indirecto por las restricciones impuestas en el resto de los países europeos, que podrían elevar el coste hasta casi los 19.000 millones de euros. Casi, al mismo tiempo que la activación de las nuevas restricciones, el gobierno anunció un nuevo paquete de estímulo de unos 10.000 millones de euros, que tendría como principal objetivo aliviar la situación financiera y proteger el empleo de aquellas empresas y negocios directamente afectados por los ceses de actividad decretados.

Sin embargo, estos nuevos estímulos no serán suficientes para compensar el impacto negativo sobre la actividad de las últimas medidas anunciadas e, incluso, en un escenario optimista en el que las restricciones tengan éxito en aplanar la curva de contagios y se puedan levantar totalmente a finales de noviembre, el PIB podría retroceder en el 4T20 hasta un 0,5% trimestral, según estimaciones del Deutsche Bank. De cumplirse estos pronósticos, la economía alemana caería en media de 2020 casi un 5,6%, y podría retrasarse hasta casi finales de 2022 el momento en que recuperara sus niveles preCovid.

Acceder a los números anteriores

Bankia Estudios

Compartir:

Síguenos

Actualidad

Fin del contenido principal