Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Búsqueda avanzada

Está usted en:

Comienza el contenido principal

Alemania / La economía cae en el 3T18

Publicado el 14/11/2018

Descargar documento completopdf

La economía alemana registra en el 3T18 el primer descenso en más de tres años, si bien buena parte de este retroceso se debe a factores puntuales, por lo que hay que esperar cierto “efecto rebote” en el último trimestre del año. Sin embargo, la debilidad del 3T18 provoca un recorte en las previsiones de crecimiento para 2018 y aumenta los riesgos a la baja para la estimación de 2019.

Los datos preliminares del PIB muestran una caída del 0,2% en el 3T18, el primer retroceso de la actividad desde el 1T15, tras el 0,5% anterior. Este resultado ha sido peor que el pobre 0,1% que anticipábamos, tras conocerse el débil crecimiento de la UEM en el periodo (se confirma un 0,2% trimestral). Hay que señalar, no obstante, que el resultado del 3T18 no supone el inicio de un cambio de tendencia, ya que buena parte se debe al impacto negativo de la entrada en vigor de una normativa más estricta en materia de emisión de gases de los coches, sector que representa casi el 20% de la industria y cerca del 16% de las exportaciones totales. La nota publicada por la Oficina Federal de Estadística describe las principales tendencias por componentes, pero sin cuantificar. Así, apunta a que la demanda externa ha sido el mayor lastre para la economía, debido a la fuerte caída de las exportaciones y al aumento de las importaciones. Respecto a la demanda interna, las señales son mixtas: el consumo privado retrocede (lo que confirmaría una evolución de "más a menos" en el año), mientras que la inversión, en todas las categorías aumentó, confirmándose como el componente más dinámico en lo que va de año.

El dinamismo del mercado de trabajo alemán (tasa de paro en mínimos históricos), el aumento de los salarios y los elevados niveles en los que se sitúa la confianza de los consumidores apuntan a que el consumo tiene capacidad para reactivarse en el cierre del año. Sin embargo, las perspectivas para las exportaciones son menos favorables, por la presión a la baja que ejerce el actual contexto de proteccionismo comercial y la desaceleración global y del comercio que se espera para los próximos años.

Por tanto, esperamos que el PIB aumente entre el 0,5%-0,6% trimestral en el 4T18, lo que resulta compatible con los niveles en los que se sitúa el Ifo y otros indicadores de confianza, pero la caída del 3T18 provoca una revisión a la baja del crecimiento estimado para 2018 hasta un 1,6% (1,7% antes del dato). Por el momento, mantenemos sin cambios la previsión para 2019 en el 1,6%, si bien los riesgos son a la baja: la incertidumbre sobre el Brexit y la decisión del gobierno italiano de no modificar el proyecto de presupuestos presentado a Bruselas representan una importante fuente de incertidumbre en la región que puede terminar afectando a la actividad económica.

Acceder a los números anteriores

Bankia Estudios

Compartir:

Síguenos

Actualidad

Fin del contenido principal