Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Búsqueda avanzada

Está usted en:

Comienza el contenido principal

Alemania / Aumentan los riesgos a la baja para el crecimiento

Publicado el 07/06/2019

Descargar documento completopdf

Los indicadores de abril apuntan a un debilitamiento generalizado en el 2T19, tras el inesperado repunte del 1T19: la industria sigue bastante apática, el consumo privado se frena y el sector exterior podría lastrar el crecimiento. En balance, aumentan los riesgos a la baja para nuestra previsión de crecimiento del 0,9% en 2019.

Los pedidos industriales crecieron modestamente en abril (0,3% vs 0,8%), después de un 1T19 muy débil (retrocedieron un 4,1%, el peor registro de la última década). Por destino, sólo crecieron los pedidos de fuera de la UEM (5,7% vs 4,1%), que lograron compensar la abultada caída de los pedidos de la UEM (-5,8% vs 5,8%) y la continuada debilidad de los internos (-0,8% vs -4,6%). La producción industrial anotó una significativa caída (-1,9% vs 0,5%), debido al notable deterioro de la producción en manufacturas (-2,5% vs 0,6%), al tiempo que comienza a detectarse cierto agotamiento en el sector de la construcción, uno de los más dinámicos en el inicio de año (0,2% vs 3,5% en el 1T19).

Por su parte, la debilidad del sector del automóvil se acentúa en abril: la producción de vehículos de transporte retrocedió un 5,6% (tras estancarse en marzo), la caída más pronunciada desde que en julio entrara en vigor la nueva normativa anti-contaminación. Es posible que la proximidad del 18 de mayo, fecha en la que EEUU anunciaría su decisión sobre los aranceles a los vehículos importados, haya tenido un efecto negativo sobre la producción de autos: Alemania destina a EEUU el 11% de todos los coches que exporta, equivalente a un 0,8% de su PIB. La decisión de EEUU de aplazar a octubre la decisión sobre los aranceles a los coches concede cierto balón de oxígeno al sector del automóvil, si bien no despeja la incertidumbre.

Además, el sector exterior podría ser un lastre para el crecimiento, dado que la caída de las exportaciones en abril casi triplicó a las de las importaciones (-3,7% vs -1,3%, respectivamente), provocando una reducción del superávit comercial hasta mínimos de ocho meses (17.000 millones de euros). Por último, las ventas minoristas retrocedieron un 2,0%, anticipando cierto enfriamiento del consumo privado.

En balance, la debilidad que se apunta para el 2T19 aumenta los riesgos a la baja para el escenario de crecimiento en 2019: por el momento, mantenemos sin cambios el 0,9%, ligeramente por encima de la estimación del 0,6% del Bundesbank, revisado a la baja desde el 1,6% publicado en diciembre.

Acceder a los números anteriores

Bankia Estudios

Compartir:

Síguenos

Actualidad

Fin del contenido principal