Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Búsqueda avanzada

Está usted en:

Comienza el contenido principal

Alemania / Al borde de la recesión

Publicado el 14/02/2019

Descargar documento completopdf

Los datos preliminares para el PIB de Alemania decepcionaron al ser todavía más débiles de lo esperado en el 4T18, introduciendo riesgos adicionales a la baja para la previsión de crecimiento de 2019. 

Según datos preliminares, el PIB de Alemania se estancó en el 4T18, defraudando las expectativas (0,1%-0,2%), tras caer un 0,2% en el 3T18. De este modo, Alemania se ha salvado "por los pelos" de entrar en recesión técnica, pero la inesperada debilidad en el cierre de año aumenta los temores acerca de la capacidad de la economía alemana para retomar tasas de crecimiento próximas a su potencial.

La Oficina Federal de Estadística no ofrece desagregación por componentes, pero describe las principales tendencias del dato para el 4T18, aunque sin cuantificar. Así, señala que la demanda interna fue el principal motor de crecimiento: la inversión bruta en capital fijo y el gasto público crecieron con fuerza, mientras que el aumento del consumo de las familias fue más modesto, pero positivo, tras caer un 0,3% en el 3T18. Por el contrario, señala que la demanda externa no aportó nada al crecimiento, después de haber restado 1,0 p.p. en el 3T18.

De esta descripción del crecimiento en el 4T18 se puede inferir que se ha producido una significativa desacumulación de inventarios, que podría haber afectado negativamente a la demanda interna total. De ser así, la valoración del dato del 4T18 podría no ser tan negativa como la que se desprende del resultado agregado y podría apuntar a una significativa recuperación del crecimiento en el 1T19.

Además, existen otras razones para confiar en que el crecimiento económico de Alemania repunte en la primera mitad de este año: el impacto de la nueva regulación sobre emisión de gases se irá diluyendo (la producción y los pedidos de coches ya subieron en diciembre más de un 7,0%); la industria química y farmacéutica está volviendo a la normalidad; y el gasto de las familias se verá estimulado por el aumento acumulado por los salarios y por el descenso de la inflación, lo que explica que la confianza de las familias se sitúe cerca de máximos. Sin embargo, la desaceleración de la demanda global, en el actual contexto de aumento del proteccionismo, seguirá afectando a las exportaciones alemanas, así como a su sector industrial, temores que se reflejan en el continuo deterioro de los indicadores de confianza empresarial. Por el momento, mantenemos sin cambios la previsión de crecimiento para 2019 en el 1,0%, pero los riesgos se concentran claramente a la baja.

Acceder a los números anteriores

Bankia Estudios

Compartir:

Síguenos

Actualidad

Fin del contenido principal