Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Búsqueda avanzada

Está usted en:

Comienza el contenido principal

UEM / La inflación subyacente prosigue su lento goteo al alza

Publicado el 31/07/2017

Descargar documento completopdf

La inflación en la UEM se mantuvo en julio en el 1,3% (en línea con lo esperado), mientras que la subyacente repuntó una décima hasta el 1,2%, volviendo a los máximos de cuatro años.

El análisis por componentes no muestra movimientos significativos en las grandes rúbricas, salvo en energía que sube 0,3 p.p. hasta el 2,2%, reflejando el modesto incremento de los precios del crudo en julio. Por su parte, el componente de servicios modera 0,1 p.p. hasta 1,5%. Este discreto abaratamiento de los servicios, parece haberse compensado con la subida de los bienes industriales no energéticos (0,5% vs 0,4%) lo que ha permitido que la inflación subyacente repunte una décima hasta el 1,2%.

En los países que se ha publicado el dato la inflación general se mantiene estable en julio, de forma generalizada: Alemania en el 1,5%; Francia en el 0,8%; Italia en el 1,2%; y sólo repunta 0,1 p.p. en España hasta el 1,7%.

Tras el dato de julio, mantenemos sin cambios la senda de previsiones para la inflación que estará condicionada, en gran medida, por el escenario de energía que contemplamos: el componente de energía tendrá una contribución negativa a la inflación en los próximos meses, ya que el barril de crudo se mantendrá por debajo de los 55 dólares, al tiempo que el euro seguirá apreciándose con el dólar.

De este modo, anticipamos que la inflación general podría acabar el año en torno a los valores actuales, mientras que la subyacente podría alcanzar el 1,5% a diciembre. Con todo, el goteo al alza de la subyacente es muy lento y no parece que se corresponda ni con el dinamismo que está mostrando la economía, ni con las favorables perspectivas que se manejan. De hecho, con tasas de crecimiento interanual del PIB en torno al 2,0%, la inflación subyacente debería situarse entre 0,5 p.p. / 1,0 p.p. por encima de sus valores actuales.

Este escenario de crecimiento moderado de los precios es el principal elemento que explica la excesiva cautela del BCE a la hora de iniciar cualquier cambio en su política monetaria. Tras la decepción que implicó que en su reunión de julio no modificase su discurso, habrá que esperar al otoño para saber si a principios de 2018 se dará un nuevo paso en la reducción de las compras del QE.

Acceder a los números anteriores

Bankia Estudios

Compartir:

Síguenos

Actualidad

Fin del contenido principal