Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Búsqueda avanzada

Está usted en:

Comienza el contenido principal

España / Continúa el desapalancamiento de la economía

Publicado el 17/10/2017

Descargar documento completopdf

Aunque se mantiene todavía en niveles elevados, la economía española sigue ajustando su endeudamiento global, con una caída en el 2T17 de ocho décimas hasta el 295% del PIB, la cifra más baja desde 2011. La prolongada corrección de la deuda privada (164,2% del PIB, 1,5 puntos menos que el trimestre anterior y mínimo en 12 años) compensó ampliamente el deterioro de la pública (130,8%, siete décimas más).

Por primera vez desde 2012, la deuda de los hogares aumentó, una décima hasta el 63,6% del PIB. En este sentido, y a diferencia de lo sucedido en 2014 y 2015, la capacidad de financiación generada por las familias (0,6% del PIB) se está dirigiendo, principalmente, a invertir en activos financieros (23.077 millones de euros) y no a reducir deuda.

En cuanto a las empresas, aunque su capacidad de financiación se deteriora (2,8% del PIB, mínimo desde el 1T16), siguen avanzando en su desapalancamiento: su deuda cayó 1,6 puntos hasta mínimos desde 2005 (100,6% del PIB).

La deuda total de la economía española[1] prolongó en el 2T17 la senda ascendente, prácticamente ininterrumpida, de los últimos dos años: creció un 0,5% trimestral hasta 3,34 billones de euros. Sin embargo, en términos de PIB se redujo ocho décimas hasta el 295%, mínimo desde el cierre de 2011.

 

La responsable del aumento del endeudamiento global fue la deuda de las AA.PP., que creció al mayor ritmo en año y medio, un 1,4% hasta 1,48 billones de euros[2] (130,8% del PIB, siete décimas más que en el 1T17).  Por el contrario, la deuda del sector privado se contrajo levemente, un 0,1% hasta 1,86 billones (164,2% del PIB, 1,5 puntos menos que en enero-marzo y la ratio más baja desde el 2T05). Mientras que la deuda privada ha caído un 20,7% desde máximos (53,7 puntos de PIB), la pública se ha disparado un 242,1% desde mínimos, lo que supone 91,3 puntos más de PIB.

La deuda de los hogares quiebra la senda descendente

La deuda de los hogares creció por primera vez en el último año, un 0,9% trimestral hasta 720.119 millones de euros, cantidad que equivale al 63,6% del PIB, una décima por encima del dato anterior, lo que supone el primer aumento en cinco años. En tasa interanual, la caída se estabiliza en el 1,5% (-21,2% desde máximos).

En términos de la RBD, la deuda de las familias creció tres décimas hasta el 101,8% (105,2% hace un año).

Atendiendo a los flujos financieros de los hogares, la adquisición neta de activos financieros en el 2T17 se situó en 23.077 millones de euros, un 40,5% menos que un año antes. Dicha cantidad de dirige, sobre todo, a depósitos transferibles (26.436 millones).  

Dicha adquisición fue compensada, en parte, por la devaluación que sufrieron los activos (-3.756 millones de euros), la primera vez que sucede en el último año, sobre todo por el menor valor de acciones y participaciones en fondos de inversión. El resultado es un aumento del saldo total de activos financieros del 0,9% hasta 2,14 billones de euros, nuevo máximo histórico; la tasa interanual se aceleró tres décimas hasta el 5,2%.  

Por lo que respecta a la riqueza financiera neta de los hogares, sigue creciendo, pero lo hizo al ritmo más modesto del último año, un 0,9% trimestral (+9,3% interanual) hasta un total de 1,37 billones de euros, el 193,1% de la RBD (cuatro décimas más que en el trimestre anterior y 13,2 puntos por encima de la cifra del 2T16).

La deuda empresarial vuelve a niveles de 2005

La deuda de las empresas no financieras se redujo en el 2T17 un 0,8% trimestral (-0,4% interanual) hasta situarse ligeramente por debajo de 1,14 billones de euros, el 100,6% del PIB, 1,6 puntos menos que el trimestre anterior y un nivel similar al existente en el 4T05. El ajuste acumulado desde máximos es del 20,5%.

La caída del saldo de la deuda fue compatible con un aumento de los pasivos netos contratados, si bien la cifra es sensiblemente inferior a la de hace un año: 9.463 millones de euros, un 72,5% menos que en el 2T16. Dichos pasivos fueron, básicamente, acciones cotizadas (7.736 millones) y cuentas pendientes de pago (5.019 millones).  

Por primera vez en tres trimestres, se redujo el saldo de los préstamos de instituciones financieras, un 2,4% trimestral hasta un total de 575.534 millones de euros, cantidad que representa poco más de la mitad de la deuda total de las empresas.

En cuanto a la adquisición neta de activos financieros en el trimestre, ascendió a 18.580 millones de euros, menos de la mitad que en el mismo periodo de 2016 (38.227 millones), por los mayores depósitos transferibles (9.258 millones) y préstamos a largo plazo (7.388 millones).

Si a lo anterior se añade la fuerte pérdida de valor de los activos en el trimestre (-32.689 millones de euros), se explica la caída en el saldo total de los activos financieros de las empresas, la primera desde el 1T16: un 0,6% trimestral hasta 2,31 billones de euros.


[1] Sin incluir instituciones financieras.

[2] Este concepto de endeudamiento es más amplio que el que tiene en cuenta la CE en términos del Protocolo de Déficit Excesivo (PDE): este último, que cerró el trimestre en el 99,8% del PIB, incluye las obligaciones brutas de las AA.PP. en efectivo y depósitos, títulos representativos de deuda (computados por su valor nominal y no por su valor de mercado) y préstamos, excepto los pasivos emitidos por Administraciones en manos de otras Administraciones; descontados dichos pasivos entre Administraciones, la deuda de las AA.PP. se reduce al 111,4% del PIB.

Acceder a los números anteriores

Bankia Estudios

Compartir:

Síguenos

Actualidad

Fin del contenido principal