Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Búsqueda avanzada

Está usted en:

Comienza el contenido principal

EEUU / La confianza empresarial sigue en niveles muy elevados

Publicado el 04/08/2017

Descargar documento completopdf

Las encuestas de opinión ISM para el sector manufacturero y para el no manufacturero cayeron en julio, si bien en ambos casos se mantienen en niveles bastante elevados y compatibles con una economía creciendo a ritmos del 2,0% trimestral anualizado. Por otro lado, los pedidos de bienes duraderos subieron con fuerza en junio gracias, únicamente, al transporte, moderando las expectativas para la inversión en bienes de equipo en el corto plazo.

El ISM manufacturero cayó en julio, compensando parte de la fuerte subida del mes previo (56,3 vs 57,8), pero permaneciendo por encima de la media del último año, lo que mantiene la señal expansiva para el sector. De hecho, de los 18 sectores que se incorporan en la encuesta, 15 reconocen que en julio su actividad aumentó. Además, los componentes más vinculados a la actividad siguen en valores claramente expansivos, a pesar de corregir en julio parte del fuerte aumento de junio: producción 60,6 vs 62,4; pedidos 60,4 vs 63,5; y empleo 55,2 vs 57,2. Destaca el fuerte incremento de la partida de precios de producción, después de tres meses de fuertes caídas (62,0 vs 55,0 en junio), reflejando la subida en la cotización de las materias primas industriales del último mes (por ejemplo, el barril de Brent se ha encarecido más de un 7,0% en julio).

El ISM no manufacturero decepcionó en julio al caer con fuerza hasta mínimos del último año, pero situándose en valores compatibles con crecimientos positivos de la actividad (53,9 vs 57,4). El dato no debe valorarse negativamente, ya que los 15 sectores analizados en la encuesta declararon que su actividad creció en julio, si bien a un ritmo menor que en los meses previos. Además, la mayoría de los empresarios se mostraban bastante positivos con la situación de sus negocios y con el estado de la economía.

Los pedidos de bienes duraderos sorprendieron por su fortaleza en junio (6,4% vs 0,0%), resultado que, no obstante, descansa en el fuerte impulso de la partida de transporte (19,0% vs -1,6%, tanto en abril como en mayo). De hecho, si se excluyen las partidas más volátiles (transporte y defensa), los pedidos duraderos caen tímidamente, tras el buen dato anterior (-0,1% vs 1,8%). En este sentido, los envíos sin defensa y aviones (una proxy de la inversión en capital fijo) se frena significativamente, después de cuatro meses con un comportamiento bastante expansivo (0,1% en junio vs 2,0% acumulado de febrero a mayo). Aunque no se puede extraer una señal negativa para la inversión (la confianza de los empresarios sigue en niveles muy elevados) parece que el empuje de comienzos de año se está enfriando ante la falta de medidas económicas por parte de la administración Trump (entre otros, todavía no se ha aprobado la reforma fiscal).

Acceder a los números anteriores

Bankia Estudios

Compartir:

Síguenos

Actualidad

Fin del contenido principal